Archivo Etiqueta: La cordura del hombre calma su furor; su honra es pasar por alto la ofensa

Por