Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar; aunque sus aguas bramen y se agiten. Salmo 46:1-3

Dios-es-nuestro-amparo

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar; aunque sus aguas bramen y se agiten. Salmo 46:1-3

[related_post themes="flat" id="573"]